apartment222:

El 24 de enero de 2009, entre a un quirófano sin saber si saldría con vida. Los médicos, así como muchas veces me dieron ánimos, también me dijeron las terribles cosas que podrían pasar sin mi operación no salía exitosa.

Tengo escoliosis Dorso-Lumbar, me la detectaron cuando tenia 12 años. Yo era Gimnasta… Aun recuerdo con nostalgia el momento en el que me dijeron esas palabras tan frías, ese –Ella no podrá volver a hacer gimnasia- me destruyo. La gimnasia era mi vida, estaba en el mejor momento, en medio de competencias y viajes. Todo fue tan rápido y confuso… “Diagnostico: -Escoliosis Dorso-Lumbar con curva dorsal de convexidad a la derecha de 40º y curva lumbar a la izquierda de 17º-”… Mierda.

Estuve en tratamiento con corset durante 4 años… Unos 4 años mal hechos ya que caí en una absurda depresión y me negaba a usar el corset las 24 horas, lo aborrecía, en el colegio me lo quitaba y lo escondía… Mi mamá nunca lo supo, y que mas da… Al final la afectada fui yo, porque me operaron después de todo y eso fue lo que quisimos evitar, o bueno, el medico y mi mamá quisieron evitar, porque la verdad yo no quería nada… Quería morirme. Las que han usado corset ortopédico saben como es, saben como son los dolores mientras te acostumbras, los espasmos, las terribles yagas que se forman por el calor y el roce… Y no solo eso, si no las miradas de la gente, las preguntas incomodas. Odiaba ese corset… Pero la verdad me ayudo a que mi cirugía no fuera tan dura.

Pasar de ser Gimnasta a estar en ese sedentarismo absoluto fue lo mas duro de todo… Lloraba mucho… A veces pasaba tanto tiempo tragándome ese dolor que en los peores momentos salía como un huracán incontrolable, nadie sabia que me pasaba, lloraba a gritos, pero solo eso… No era capaz de hablar.

A los 16 años decidieron que lo mejor era operarme, ya mis huesos estaban maduros. Era el momento.

Aun recuerdo esa entrada al quirófano, siento esa tensión, esa borrachera mental. Todo era tan blanco, tan limpio… Ese claro olor a quirófano y a sangre me eriza la piel. Me acosté en la camilla, estaba helada, y yo temblaba. Una inyección. Un mareo aun mas intenso. Palabras confusas en mi cabeza… Y luego todo se apago.

Cuando desperté no sabia donde estaba, estaba de costado lo que para mi fue extraño, un dolor y un adormecimiento en toda mi espalda, una mascarilla pegada con micropore a mi cara, las nauseas, las temibles nauseas… Camillas a mi alrededor, gente pasando a mi lado en las mimas condiciones o incluso peores, enfermeras pasando como robots de un lado a otro sin mirarse unas a otras, una enorme mancha de leche en mis ojos… Estaba bajo el efecto de la morfina. Lo único que pude hacer fue arrancarme la mascara de oxigeno y vomitar.

Tuve que aplazar un semestre de mi carrera para mi recuperación. Estuve 6 meses en reposo, 3 de ellos con corset. Baje mucho de peso en esa época.

Esos 6 meses fueron para mi definitivos. Mi vida cambio en ese lapso de tiempo… Quizás fue demasiado tiempo sola, acostada en mi cama mirando hacia el techo recordando mi pasado y visualizando mi futuro.

El no poder hacer ni siquiera un arco después de hacer acrobacias fue (y es) una de mis mas grandes frustraciones. Mis varillas son a lo largo de toda la espalda pero me dejaron libres las 3 ultimas vertebras lumbares.

Hace 3 años (un año después de mi cirugía) descubrí la danza…

Tenia miedo pero me arriesgue, comencé con Ballet y un año después empecé a bailar Danza Contemporánea. Sentí que volvía a enamorarme, que volvía a sentir esa misma pasión que sentía por la gimnasia. Después de haberme negado tantas cosas por tanto tiempo descubrí que hay un mar de posibilidades… Encontré en la danza esa libertad, esas cosas que sentía que había perdido con los años. Yo bailo con metal en la espalda, yo bailo con mis 3 vertebras lumbares y ahí comienza mi vida. Y duele, si, pero es lo que me hace feliz, lo que realmente me salvo de ese abismo en el que no quería seguir cayendo. Levantarse es muy difícil, recuperar la fé es aun mas complicado… Se necesita valor, se necesita voluntad y sacrificio. Pero se puede, y eso es lo único que importa. Y se que quizás en unos 10 años mis discos intervertebrales me odien, que quizás pase por otra cirugía… Se que dolerá, mas que ahora, pero este es mi presente. Bailar con en corazón, con los sentidos, con lagrimas en el rostro… Bailar libremente y recordar que fueron muchos años de tristeza y de frustración; poder sentir la música en cada poro de mi piel, girar y liberar toda esa energía, sentirme vivo… Eso lo vale. Se que muchos lo entienden… Y para aquellos que me leen y que saben lo que es esta enfermedad les digo que busquen ese camino, que nada es imposible… La vida no termina al final de la columna vertebral, la vida sigue, como todo, y nosotros no debemos perder el ritmo. 

La escoliosis ha sido el reto mas grande que me ha puesto la vida, viví los momentos mas horribles de mi existencia… Que la vida me haya quitado la Gimnasia de esa manera es lo mas duro que me ha tocado pasar, pero después de tanto tiempo aprendí a ver la escoliosis como un regalo. TODO lo que soy ahora, Todo, se lo debo a ella. Ella me dio el valor que se necesita para vivir, ella me enseño que no todo esta perdido, que hay que seguir buscado aunque estemos tristes, cansados, adoloridos… Ella me enseño que no siempre las cosas serán fáciles pero que existen caminos, montones de caminos por donde seguir pero que a veces nuestras frustraciones no nos permiten ver mas allá de nosotros mismos.

Ahora tengo 20 años, llevo 3 años bailando y lo seguiré haciendo. Estoy a un año de terminar mi carrera como Diseñadora Gráfica, soy ilustradora, y amo lo que hago.

Nada pasa porque si, y estoy aprovechando esta segunda oportunidad que me dio el universo para ser feliz.

Por que la vida, sigue… 

Laura.

Siempre hay posibilidades… Siempre.


Photografy by Luisa González 
Dancer: Patricia Esquivel
México

Photografy by Luisa González
Dancer: Patricia Esquivel
México


Photografy by Luisa González 
Dancer: Omar Chavarria
México

Photografy by Luisa González
Dancer: Omar Chavarria
México


Photografy by Luisa González 
Dancer: Julio Escorcia
México

Photografy by Luisa González
Dancer: Julio Escorcia
México


Photografy by Luisa González.
Dancer: Julio Escorcia
México.

Photografy by Luisa González.
Dancer: Julio Escorcia
México.


Photografy by Luisa González 
Dancer: Julio Escorcia
México

Photografy by Luisa González
Dancer: Julio Escorcia
México


Photografy by Luisa González.
Dancer: Patricia Esquivel

Photografy by Luisa González.
Dancer: Patricia Esquivel


Photografy by Luisa González 
Dancer: Patricia Esquivel
México

Photografy by Luisa González
Dancer: Patricia Esquivel
México





Izcacel. By Luisa González.

Izcacel. By Luisa González.


Estudiando a Ted Shawn. By Luisa González.

Estudiando a Ted Shawn. By Luisa González.


Amanecer en la Ciudad de México. By Luisa González.

Amanecer en la Ciudad de México. By Luisa González.


"Ramas" by Luisa González.